Presione el botón para reproducir / pausar.
  

Cuando el sol se pone, algunos residentes vuelven a casa del trabajo; Otros se van al turno de noche. Los vecinos pueden ir a clases de inglés, clases de baile o al gimnasio. Otros cantan a la luz de las velas en una iglesia o misa spiritual, en comunión con Dios, santos o espíritus de los muertos.

Cuando camino por la noche en La Pequeña Habana, me gusta ver a los vecinos en sus balcones o escalones con una cerveza fría y una conversación ruidosa. Si escuchas el sonido de la batería en vivo, podría ser un tambor, un guiro, un cajón o una rumba. Camina por nuestras aceras y es posible que escuches el sonido de fichas de dominó justo detrás de una cerca.

La música emana de los hogares locales, incluidos los pequeños apartamentos, y tal vez sea el reggaetón, la última bachata, un clásico hijo cubano o una animada canción de mariachi que lo inspira a cantar. A veces hay una fiesta de cumpleaños, o una fiesta de bienvenida para un familiar que se acaba de mudar a Miami, o la celebración de un nuevo bebé. Luego ves las mesas afuera, las sillas, los globos y las serpentinas. Usted olerá algo asando a la parrilla, tal vez carne asada, tal vez lechón, tal vez perritos calientes. Si los niños tienen suerte, hay una casa de rebote. Una noche vi a niños jugando a un antiguo juego de tirón de cuerda en la acera.

Algunas personas prefieren estar solas por la noche. A la vieja que vivía a mi lado le gusta pasar sus noches fumando un puro sola mientras se sienta en los escalones de atrás. Otros tocan una guitarra o un putter entre sus palomas o canarios. A algunas personas les gusta sentarse con su gato o perro y contemplar la luna. Tal vez estén componiendo un poema o una canción; tal vez les falta un amante Tal vez estén preocupados por cómo van a pagar el alquiler.

A veces, la persona que camina o anda en bicicleta sola está regresando del trabajo, agotada, y esperando que nadie los asalte en el camino. No creo que a nadie en el vecindario le guste el sonido de las sirenas o los helicópteros. A todos les gustan las melodías del camión de helados.

Pasee por nuestros parques locales por la noche y escuchará los gritos de un fútbol, baloncesto o softball, y el ruido sordo de la pelota pateada, el golpeteo de la pelota regateada o el golpe de un bate antes de que alguien corra a la base.

Y en las lavanderías, que están abiertas hasta tarde, los vecinos se ponen al día con las últimas novedades mientras doblan sus camisas y pantalones, todavía calientes de la secadora.

Por: Corinna Moebius

[email protected]

LittleHavanaExperiences.com