Noticias de Miami Salud & Beleza

Nueva prueba de COVID-19

BinaxNOW

El gobierno federal compra 150 millones de una nueva prueba de COVID-19 y Florida quiere su parte

Una nueva prueba rápida de COVID-19 llamada BinaxNOW ha llegado recientemente al mercado y los expertos del estado de Florida instan al gobernador Ron DeSantis a obtener pruebas del gobierno de EE. UU.

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) ha aprobado una nueva prueba rápida de COVID-19 llamada BinaxNOW. La prueba fue formulada por una empresa llamada Abbott, que se dedica a desarrollar tecnologías que mejoren vidas. Aunque se desconoce la disponibilidad esperada, el gobierno federal de Estados Unidos ha comprado 150 millones de pruebas a un precio de $750 millones, según el presidente. 

Si bien este es un número a gran escala, cada prueba BinaxNOW cuesta sólo $5, que es una fracción del costo de las pruebas actuales que se administran, cuyo precio oscila entre $50 y $120 cada una. 

La prueba BinaxNOW es un hisopo nasal que puede devolver los resultados en 15 minutos. Debido a que no se necesita laboratorio ni personal para procesar la prueba, tiene el potencial de ser utilizada por estudiantes que regresan a la escuela, trabajadores que regresan a sus trabajos e incluso audiencias deportivas. 

Según el jefe de emergencias del estado, Jared Moskowitz, BinaxNOW es beneficioso debido a la sensibilidad y rapidez que tiene. Las pruebas actuales que se utilizan para detectar el virus no cuentan tanto velocidad como sensibilidad, lo que hace que BinaxNOW sea "revolucionario."

Además de la prueba, Abbott planea usar una aplicación móvil que escaneará los resultados cuando una persona ingrese a un espacio de grandes reuniones. La aplicación actuará como una "tarjeta de embarque" para prevenir la propagación del coronavirus.

Hasta ahora, el estado de Florida ha estado usando dos pruebas diferentes. La prueba molecular (o PCR), que tiene una alta sensibilidad, requiere profesionales de la salud para su administración y un laboratorio para procesar los resultados. Esta versión de la prueba COVID-19 puede costar hasta $120 por prueba. 

La otra prueba es la prueba de antígeno, que cuesta $50 por prueba debido a su capacidad para autoadministrarse. Sin embargo, debido a que es menos sensible, un resultado negativo podría deberse a una infección no detectada. 

La prueba de Abbott combina los dos, creando una prueba con una tasa de sensibilidad del 97 por ciento, lo que significa que puede detectar el virus en 97 de cada 100 personas. Sin embargo, un inconveniente de la prueba BinaxNOW es que no se puede usar en portadores asintomáticos de COVID-19, que todavía es un área en la que la nación carece de experiencia. 

Sin embargo, según Michael Mina de Harvard T.H. Chan School of Public Health, aunque BinaxNOW todavía no traerá pruebas frecuentes al estado de Florida, es el primer paso hacia ese objetivo. 

“Este es un gran comienzo para utilizar este tipo de prueba para la evaluación y eventualmente llevarnos a donde debemos estar,” afirmó Mina.  

Es por eso que Moskowitz insta al gobernador Ron DeSantis a comenzar a obtener pruebas de los 150 millones que ha comprado el gobierno federal. La recopilación de pruebas del gobierno no sólo ahorraría dinero al estado de Florida, sino que podría conducir a un mejor sistema de rastreo de contactos en el que las personas que puedan haber estado expuestas al virus se analizarán y aislarán según sea necesario, para limitar la propagación. 

Si tiene síntomas de COVID-19 o cree que ha estado expuesto a alguien con el virus, visite https://www.miamidade.gov/global/initiatives/coronavirus/home.page para obtener información sobre dónde hacerse la prueba. 

Stay up to date with the latest news from Miami