Salud & Beleza

¿La marihuana de verdad nubla el cerebro de un adolescente?

Pot Smoking - ¿La marihuana de verdad nubla el cerebro de un adolescente?

Los adolescentes que fuman marihuana quizá no se estén condenando a ellos mismos a un destino de falta de inteligencia, sugiere una revisión reciente.

La memoria y las capacidades de pensamiento de los adolescentes no parecen ser tan fuertemente afectadas por el consumo de marihuana como se sospechaba antes, según una evaluación de los datos de docenas de estudios anteriores.

Además, los efectos intelectuales que sí aparecen con un consumo frecuente de marihuana parecen desvanecerse poco después de que un adolescente deje de consumirla, informan los investigadores.

Pero este estudio solo observó los efectos intelectuales a corto plazo de un consumo empedernido de marihuana, no el uso durante muchos años, lo que podría tener un impacto nocivo significativo, apuntaron los expertos.

El investigador principal del estudio, J. Cobb Scott, dijo que tras 72 horas de abstinencia, los déficits de memoria y pensamiento de los consumidores empedernidos se reducen hasta el punto de ser insignificantes cuando se comparan con la capacidad intelectual de los no consumidores. Scott es neuropsicólogo en la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia.

"La duración de la abstinencia se asoció con el tamaño del efecto", dijo Scott. "No sabemos si tres días es el punto de corte perfecto para esto. No sabemos cuál es el punto máximo en el cual la abstinencia podría beneficiar al funcionamiento cognitivo".

Todavía no se sabe si fumar marihuana durante décadas podría conducir a declives más profundos y más persistentes en la capacidad mental, apuntó Scott. Los adolescentes también podrían tener un mayor riesgo de otros problemas potenciales vinculados con el consumo de la marihuana, como la psicosis o la adicción, que no se examinaron en esta revisión.

"Mientras más se consume el cannabis, más probable es tener problemas con el cannabis, igual que con cualquier otra sustancia", señaló Scott.

En la revisión, Scott y sus colaboradores reunieron datos de 69 estudios anteriores en que participaron más de 2,100 consumidores de marihuana. Las edades de los participantes abarcaban de los 18 a los 30 años en la mayoría de investigaciones incluidas.

Los científicos encontraron que había diferencias detectables en la capacidad mental entre los consumidores empedernidos y los no consumidores, "pero fueron más pequeñas de lo que se anticipaba", apuntó Scott.

"Se consideró una diferencia pequeña entre grupos, y su significación clínica es más bien cuestionable", dijo Scott. "Plantea la pregunta de qué tan grandes son estas diferencias en sentido práctico, y qué significan esas diferencias en la vida de alguien".

Los investigadores también encontraron que el riesgo de daños en la memoria y el pensamiento no varió según la edad. "Los adolescentes no tenían un riesgo más alto en comparación con los adultos jóvenes", dijo Scott.

Y por último, el estudio encontró que los efectos intelectuales de fumar marihuana tendían a desvanecerse cuando los adolescentes dejaban de consumirla.

Los hallazgos aparecen en la edición del 19 de abril de la revista JAMA Psychiatry.

"Es más bien refrescante ver que, tras un periodo de abstinencia, quizá no tenga los mismos impactos que pensábamos", planteó el Dr. Scott Krakower, jefe asistente de la unidad de psiquiatría del Hospital Zucker Hillside, en Glen Oaks, Nueva York. Krakower no participó en el estudio.

Es probable que estos hallazgos apliquen a "la mayoría de consumidores de cannabis", afirmó Scott. "La mayoría de personas que consumen cannabis no la consumen de forma empedernida durante 20 años".

Pero todavía queda la pregunta de si los adolescentes que fuman cannabis continuamente de forma empedernida durante años tendrán problemas continuos con su capacidad de recordar y razonar, dijo Scott.

"Es importante pensar en los efectos a mucho más largo plazo del consumo empedernido de cannabis, y este análisis no nos dice gran cosa respecto a ese tema", dijo Scott.

A los expertos les ha preocupado que los cerebros adolescentes siguen en desarrollo, y el consumo empedernido podría alterar su neurología de formas clave que afecten su capacidad futura de pensar y razonar.

Esta revisión no descarta esa preocupación del todo, porque muestra que hay efectos detectables entre los consumidores y los no consumidores de marihuana, indicó Krakower.

"Básicamente dicen que quizá la diferencia en el funcionamiento cognitivo no sea tan grande, pero de cualquier forma dicen que hay un potencial de cierta disfunción cognitiva", advirtió Krakower. "Incluso los cambios más pequeños en la función cognitiva pueden de cualquier forma tener impactos duraderos en los adultos más jóvenes y los adolescentes".

Además, es difícil sacar algún conocimiento de revisiones como esta porque los investigadores combinan datos de estudios muy distintos, que usaron distintas maneras de medir la capacidad mental y de juzgar la frecuencia del consumo de la marihuana, añadió Krakower.

"Llegar a una interpretación basándose en todo esto es difícil", concluyó.

© Derechos de autor 2018, HealthDay

Stay up to date with the latest news from Miami