Noticias de Miami

El sexo sigue siendo importante para las personas mayores, según encuesta

Sex - El sexo sigue siendo importante para las personas mayores, según encuesta

Si usted cree que las personas mayores abandonan su vida sexual cuando experimentan los problemas físicos propios del envejecimiento, una nueva encuesta sugiere lo contrario.

La realidad es que el 40 por ciento de los estadounidenses mayores siguen teniendo sexo, mientras que el 54 por ciento de las parejas mayores siguen haciéndolo, según una nueva encuesta de la Universidad de Michigan.

Hay incluso más parejas (el 61 por ciento) que dicen que el sexo es importante para su calidad de vida. Afortunadamente, el 73 por ciento de las personas de 65 a 80 años están satisfechas con su vida sexual.

A las personas mayores esas cifras quizá no les sorprendan, dijo Erica Solway, codirectora asociada de la encuesta nacional sobre el envejecimiento saludable de esta universidad, publicada el 3 de mayo. Pero, añadió, los resultados podrían ser sorprendentes para las personas más jóvenes que creen que el envejecimiento significa el final de la historia de amor.

"El sexo sigue siendo una parte importante de la vida de muchas personas mayores", dijo Solway.

De hecho, el sexo a veces puede mejorar con la edad, dijo la psicóloga Rachel Needle, del Centro para la Salud Marital y Sexual del Sur de Florida, en West Palm Beach.

Por un lado, dijo, las mujeres que pasan por la menopausia ya no tienen que preocuparse por el embarazo.

Y con la edad, dijo Needle, algunas personas se sienten "más cómodas en sus propios cuerpos" y con más seguridad al pedir lo que necesitan sexualmente.

Por supuesto, cada persona es distinta. En la encuesta, algunas personas mayores estaban más interesadas en el sexo, o estaban más activas que otras.

En general, los hombres superan a las mujeres en ambas cosas: La mitad de los hombres dijeron que estaban "muy" o "extremadamente" interesados en el sexo, frente al 12 por ciento de las mujeres. Un poco más de la mitad de los hombres eran sexualmente activos, en comparación con el 31 por ciento de las mujeres, reveló la encuesta.

Eso podría deberse, en parte, a que los hombres tenían más probabilidades de tener pareja, dijo Solway. El 73 por ciento de los hombres estaban en una relación, pero apenas el 60 por ciento de las mujeres lo estaban.

De forma parecida, las personas adultas con una buena salud física eran más sexualmente activas. De todas las personas que describieron su salud como "buena" o "excelente", el 45 por ciento eran sexualmente activas, frente al 22 por ciento de las que calificaron su salud como "regular" o "mala".

Eso no es sorprendente, dijo Solway. Pero sigue sin estar claro con qué frecuencia los problemas de salud de las personas mayores no las dejaban ser sexualmente activas.

Es posible que las personas usaran medicamentos que tienen efectos secundarios que afectan a la sexualidad, y a veces la misma enfermedad podría haber afectado a la sexualidad, sugirió.

Needle también indicó que después de la menopausia y la reducción de estrógeno que la acompaña, algunas mujeres sufren dolor durante el sexo. En esos casos, los lubricantes a base de agua, o quizá la terapia hormonal, podrían ser de ayuda, señaló.

Incluso en el caso de las personas adultas ya no mantengan relaciones sexuales, eso no significa que sea el final de la intimidad, enfatizó Needle.

"Un mito del cual hay que deshacerse", dijo, "es que 'sexo' equivale a 'coito'. La intimidad física incluye algo más que solo el sexo. Tocarse es importante".

Solway se mostró de acuerdo y dijo que solo porque algunas parejas mayores han dejado de tener sexo, eso no significa que algo "no funcione". Si las dos personas son felices y tienen otros modos de conectar, eso es lo que importa, dijo.

Con respecto a la salud sexual, solo el 17 por ciento de los encuestados dijeron que habían hablado con un profesional de la salud sobre este tema en los últimos dos años.

No está claro cómo interpretar esa cifra, según Solway, dado que la encuesta no preguntó a las personas sobre la disfunción sexual. Pero, dijo, la mayoría de las personas que han hablado con su médico han sacado el tema ellos mismos, lo que sugiere que los médicos no están preguntando sobre eso.

La investigación pasada ha confirmado esto, según Lawrence Siegel, director de educación en el Instituto Sage para el Desarrollo Familiar, en Florida.

La mayoría de las personas mayores no se sienten cómodas hablando de sus problemas sexuales con su médico, dijo, con frecuencia porque les preocupa que el médico se sienta incómodo.

Los médicos, a su vez, también se sienten poco cómodos, dijo Siegel, y hay muy pocos que tienen un entrenamiento específico en este tema.

El silencio de los médicos, indicó Siegel, puede dar un "mensaje perceptible" a las personas mayores de que la salud sexual no es algo de lo que quieran hablar.

Animó a las personas mayores a hablar si algo les preocupa.

"Es parte del trabajo [de un médico] responder a nuestras preguntas y abordar nuestras preocupaciones", dijo Siegel. "Si alguien tiene una pregunta o duda, no importa lo embarazosa o trivial que usted crea que es, pregunte"

Stay up to date with the latest news from Miami