Los patrones históricos se han revertido, y ahora el cáncer de pulmón es más común entre las mujeres jóvenes que entre los hombres de EE. UU., según un estudio reciente.

Los investigadores encontraron que la buena noticia es que, en las últimas dos décadas, las tasas de cáncer de pulmón de los estadounidenses de 35 a 54 años se han reducido en general. Pero el declive ha sido más marcado entre los hombres, de forma que ahora la incidencia de la enfermedad es más alta en las mujeres blancas e hispanas nacidas desde mediados de los años 60.

Entres los negros y los estadounidenses de origen asiático, las mujeres han alcanzado a los hombres, según los hallazgos publicados en la edición del 24 de mayo de la revista New England Journal of Medicine.

Ahora la pregunta es por qué, planteó el investigador principal, el Dr. Ahmedin Jemal, de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

“Fumar no explica del todo la incidencia más alta entre las mujeres”, señaló.

Más o menos un 85 por ciento de los casos de cáncer de pulmón en Estados Unidos se relacionan con fumar, según Jemal. Así que es lógico pensar que los hábitos de fumar explicarían los patrones cambiantes en el cáncer de pulmón.

Jemal apuntó que es verdad que las mujeres y los hombres estadounidenses se parecen cada vez más respecto a sus hábitos de tabaquismo. Pero los hombres siguen fumando normalmente más cigarrillos al día. Y en los estadounidenses de origen hispano, dijo, fumar sigue siendo más común entre los hombres que entre las mujeres.

Jemal solo pudo especular sobre el motivo de que la tasa de cáncer de pulmón se haya reducido más entre los hombres. Dijo que una posibilidad es que las mujeres fumadoras que han dejado de fumar tienen una reducción más lenta en su riesgo de cáncer de pulmón, en comparación con los fumadores de sexo masculino.

Anotó que las mujeres y los hombres tienden a diferir respecto a los tipos de cáncer de pulmón que desarrollan. Una forma llamada adenocarcinoma es más común en las mujeres, y el riego de ese cáncer de pulmón por lo general se reduce a un ritmo más lento entre los ex fumadores, en comparación con otras formas de la enfermedad.

Algunas investigaciones han sugerido que las mujeres quizá sean más vulnerables biológicamente a los daños nocivos del humo de cigarrillo. Pero hasta ahora, apuntó Jemal, los estudios han llegado a conclusiones mezcladas.

Independientemente de la explicación, dijo, el mensaje para los fumadores está claro. Deje de fumar lo antes posible.

“Los fumadores deben saber que los que dejan de fumar, sobre todo antes de los 40 años, pueden evitar el cáncer en gran medida”, aseguró Jemal.

Y aunque este estudio se enfocó en adultos más jóvenes, añadió, nunca es demasiado tarde para dejar de fumar. Incluso las personas que abandonan el hábito a unas edades relativamente más avanzadas pueden reducir sus riesgos de enfermedad y añadir años a su esperanza de vida.

Los hallazgos se basan en los casos de cáncer de pulmón invasivo diagnosticados en estadounidenses de 30 a 54 años de edad entre 1995 y 2014.

En general, encontró el estudio, la incidencia de la enfermedad se redujo con el tiempo. Pero los hombres experimentaron un declive más marcado, de forma que el patrón tradicional entre masculino y femenino cambió.

Por ejemplo, entre los estadounidenses nacidos a mediados de los años 60, la tasa anual de cáncer de pulmón entre los 45 y los 49 años de edad fue de unos 25 casos por cada 100,000 mujeres. Esto es en comparación con 23 casos por cada 100,000 hombres.

El patrón representó un cambio respecto a lo que se observó entre los estadounidenses nacidos alrededor del 1950. En ese grupo, la tasa de cáncer de pulmón entre los hombres a finales de la cuarentena era más o menos un cuarto más alta, en comparación con las mujeres.

“No sabemos por qué ha ocurrido este cambio”, comentó el Dr. Norman Edelman, asesor científico principal en la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association), que no participó en el estudio.

Pero averiguarlo será importante, según Edelman. “Todo lo que se pueda aprender sobre el cáncer de pulmón podría al final ayudarnos a tratar o prevenir mejor la enfermedad”, aseguró.

Edelman enfatizó que este estudio resalta un punto esencial para los fumadores, o los jóvenes que sientan la tentación de comenzar a fumar. El cáncer de pulmón puede surgir a una edad temprana.

“A veces, los jóvenes son inmunes a los mensajes sobre los riesgos de salud a largo plazo que ocurrirán después de que cumplan los 60 años”, apuntó. “Si saben que esto puede ocurrir a los 40, podría ser un mensaje muy potente”.

Edelman también enfatizó que muchos fumadores necesitan hacer cinco o más intentos antes de abandonar el hábito con éxito. Pero, dijo, hay ayuda disponible, y los fumadores deben seguir intentándolo hasta que encuentren una táctica que funcione.

En general, comentó Edelman, una combinación de medicamentos y alguna forma de programa de respaldo es lo más efectivo.

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer ofrece un resumen sobre el cáncer de pulmón.

© Derechos de autor 2018, HealthDay