Si su casa, negocio, o bienes personales fueron dañados o destruidos por el Huracán Irma, usted y su familia podrán estar lidiando con el impacto emocional del desastre. La temporada navideña pudo haber sido particularmente difícil si están buscando reconstruir su hogar o tuvieron que mudarse.

El recurso informativo de FEMA, disponible por internet en la página de Cómo lidiar con desastres, ofrece sugerencias que podrán aliviar el estrés que se deriva de una trauma tal como un huracán, el cual pudo haber sido mas estresante durante la temporada navideña. Hay secciones especiales que tratan de cómo reconocer las señales del estrés relativo a desastres, y cómo ayudar a niños a lidiar con sus necesidades emocionales.

 

Entre las sugerencias que se ofrecen:

  • Limitar exposición a cobertura traumatizante del desastre en la prensa y las redes sociales.
  • Mantenerse en contacto con familia y amistades.
  • Aceptar el hecho que su recuperación podrá tomar tiempo.

 

Desastres pueden afectar a los niños de forma que se sienten atemorizados, confundidos, e inseguros. Independientemente de si un niño haya experimentado trauma personalmente, haya visto el evento en la televisión, o haya escuchado conversaciones de adultos que tocan el tema, es importante que padres, madres, y profesores se mantengan informados y listos para ayudar si ocurran reacciones al estrés.

 

El personal de la Clínica Mayo informa que la temporada navideña causa estrés y depresión para algunas personas. El impacto emocional de otras situaciones, tal como el Huracán Irma, podrá empeorar este efecto. Ofrecen consejos relativos a cómo lidiar con estrés, depresión, y los días festivos.

 

Según el Instituto nacional de salud mental (National Institute of Mental Health), síntomas de la depresión (enlace en inglés) podrán incluir:

  • Dificultad para concentrar, para recordar detalles, y para tomar decisiones.
  • Fatiga y energía baja.
  • Sentimientos de culpabilidad, inutilidad, y/o impotencia.
  • Sentimientos de desesperanza y/o pesimismo.
  • Insomnio, despertarse de madrugada, o sueño excesivo.
  • Irritabilidad, inquietud.
  • Pérdida de interés en las actividades que antes se disfrutaban.

La Administración de servicios de abuso de sustancia y salud mental (SAMHSA, por sus siglas en inglés) ofrece consejería y apoyo de emergencia a personas que experimentan angustia ocasionada por desastres naturales o provocados por humanos. SAMHSA ofrece apoyo gratuito y confidencial en varios idiomas a través de su Línea de ayuda de angustia por desastre. Estrés, ansiedad, y otros síntomas parecidas a la depresión son reacciones comunes luego de un desastre. Llame al 800-985-5990 o mande un mensaje de texto a Háblenos (TalkWithUs) al 66746 para comunicarse con un consejero capacitado para apoyar a personas en crisis.

 

Otros recursos que podrán ayudar a usted y a sus hijos a lidiar con los efectos de un desastre se pueden encontrar en las páginas web enumeradas a continuación o al llamar a los números proporcionados:

La misión de FEMA es apoyar a nuestros ciudadanos y al personal de primeros auxilios para asegurar que, como nación, trabajemos juntos para desarrollar, sostener y mejorar nuestra capacidad de preparación, protección, respuesta, recuperación y mitigación ante todos los peligros.

 

Asistencia de recuperación por desastre está disponible sin importar la raza, color, religión, nacionalidad, sexo, edad, discapacidad, dominio del inglés o estatus económico. Si usted o alguien que conoce ha sido víctima de discriminación, llame a FEMA sin costo al 800-621-FEMA (3362). Para TTY llame al 800-462-7585.

 

Asistencia para vivienda temporal de FEMA y subvenciones para gastos de transporte público, gastos médicos y odontológicos, y gastos de funerales y entierros no requieren una solicitud para un préstamo del SBA. Sin embargo, solicitantes que reciben solicitudes para préstamos de SBA deben someterlas a la SBA para reunir los requisitos para asistencia que cubre propiedad personal, reparaciones o reemplazo de vehículos, y gastos de mudanza y almacenamiento.